sábado, septiembre 23, 2006

Dualidad...

Todas las noches pienso en ti, casi ni puedo dormir.
Será por mi esperanza falsa, al esperar que vengas a mi a que me aceptes.


Mi ilusionado y estupido ser, anhela un momento de calor contigo
Desearía poder robarte una noche de sueño, para sentir que estamos a mano, eh intentado olvidarte para no lastimarme y hacerme mas daño, pero al parecer mi ser masoquista ilusiona con que te aparezcas cerca. Tu esencia es pura, pero lamentaras haber dado a uno más. No ahora...


Quisiera darte mi calor,
Quisiera cuidar tu castillo de cristal,
Quisiera que abandonaras todo y largarnos a otro lado.


---------------------------------------------------------

Le doy gracias a dios en no meterme en tu camino, las noches que me desvele pensando en ti, las recupere meditando en que no vales para hacer sufrir mi valiosos corazón.
Lo anhelado, será trasmitido a otro ser.


No te daría mi calor, por que recibiría tú frió amor (ley de la termodinámica),
No cuidaría de tu castillo, ya que simplemente seria un guardián, mientras te acuestas con el rey,
No desearía que vinieras conmigo ya que tendría que mantener tu banal corazón.







Oh, si hasta el derotado pretende elevar su sabiduria y sus palabras.
Dichoso aque que sufre por esas heridas y la tentacion de la vida.
Señor, fuego divino, ten piedad de tan santa, tan serena, tan benigna, tan amena.

De pura lila.

" Si tu crees ser prefecto, burlate de mí, que tu burla no me duele"

4 comentarios:

Lou Goubreé dijo...

Sentimientos ambivalentes, la vacilación que le da vuelta seca a los enamorados, la decisión fatal: aceptar el sentimiento y lanzarse sin pensar en las consecuencias o hacer como la zorra que maldijo las uvas que no pudo alcanzar. Por ambos lados sólo parece entreverse dolor y sufrimiento mu ja ja ja

LINCE dijo...

ojala que tus noches de estar acompañado se te cumplan, a mi tambien me paso lo mismo con un ???
pero ya me recupere y estoy viviendo la vida como es.
suerte?

Lou Goubreé dijo...

Ah, tal como lo sospeché: esa era Juliette Lewis. Qué bailadito tan sexy.

Anónimo dijo...

De la dualidad solo resta decidirse por uno u otro lado, no puedes estar en ambos por que terminas sin saber que es lo que quieres